Coronavirus y realización espiritual: una invitación abierta a meditar en casa

El coronavirus nos cayó de golpe y sin avisar.

De la noche a la mañana, nuestras vidas cambiaron de manera impensable. Hoy vivimos en aislamiento social, recluidos en casa, con miedo del futuro incierto y la mente plagada de preocupaciones.

Por si fuera poco, muchos creen que el mundo se precipita hacia una crisis sanitaria, económica y social de proporciones nunca vistas, y cuyas consecuencias apenas empezamos a imaginar.

Es natural que, en estas circunstancias, nos sintamos inquietos, angustiados y hasta deprimidos, agobiados por la impotencia de no poder hacer nada. Además, no es fácil que la vida cambie así de pronto.

Pero no todas son malas noticias. Y yo te tengo la mejor de todas: quedarse en casa es una oportunidad única para hacer auténticos progresos en tu camino espiritual.

Cultivar el espíritu en cuarentena

En efecto, puedes aprovechar esta situación para cultivar tu espíritu con la práctica de la virtud, la atención plena y la sabiduría, y tocar con tus dedos la frontera invisible del ser.

Es posible que por vez primera, aunque sea por razones fuera de tu control, tengas el tiempo y la tranquilidad suficientes para meditar más, establecer una autodisciplina basada en la consciencia plena, y practicar el amor y la compasión contigo mismo y todos los demás seres.

Recuerda que ahora no tienes acceso a las mismas “fugas” que antes. Si te sientes estresado o triste, ya no tienes lugares nocturnos a donde escapar ni puedes reunirte con tus amigos como antes.

De hecho, ¡ni siquiera puedes salir a tomar un poco de aire fresco cuando las cosas van mal en casa!

No digo que sea algo bueno. Pero, sin dudas, tienes ante ti una oportunidad única para aprender a manejar tu emociones con consciencia y aceptar el momento presente con ecuanimidad, amor y compasión, sin intentar escapar a cada rato de tu propia realidad, ni tratar siempre de llenar un vacío.

Es, asimismo, una oportunidad inigualable para encontrarte contigo mismo en la dificultad, volverte amigo del aislamiento, la soledad y el aburrimiento, y hacer las paces definitivas con tu mente y tu corazón.

Retiro en casa: progreso espiritual en tiempos de coronavirus

Por supuesto, lo anterior es muy fácil de decir, pero no tanto de hacer. Por eso, te daré algunas ideas para que le des la vuelta a tu reclusión hogareña y la conviertas en algo muy provechoso: un retiro espiritual en casa.

Lo primera que debes hacer es comprometerte a emplear tu tiempo en soledad para la práctica de la virtud, la consciencia plena y la sabiduría, en tu propio beneficio y el de todos los seres.

Cada mañana, al despertar, toma consciencia del momento presente y recuérdate que es un día más para avanzar en el camino hacia la libertad espiritual. De esa forma, tu mente y tu corazón se predispondrán positivamente en esa dirección.


Decora tu hogar para un retiro hogareño

No es imprescindible, pero darle a tu habitación, estudio o espacio de meditación una atmósfera espiritual puede ayudar mucho. Por ejemplo, un pequeño altar encabezado por una estatua de Buda te permitirá conectar con sus valores de amor, compasión, alegría y tranquilidad, más si tomas refugio haciendo una reverencia.



Además, puedes hacerte el compromiso de meditar a diario por más tiempo de lo acostumbrado. Por ejemplo, media hora en la mañana y media hora en la tarde, siempre a horas fijas, como si estuvieras en un monasterio.

Toma de refugio

Si eres budista puedes, antes de empezar a meditar, recitar la toma de refugio en las Tres Joyas. Siéntate con la espalda derecha, calma tu mente y repite:

Me refugio en el Buda.

Me refugio en el Dharma

Me refugio en la Sangha

Por segunda vez, me refugio en el Buda.

Por segunda vez, me refugio en el Dharma

Por segunda vez, me refugio en la Sangha

Por tercera vez, me refugio en el Buda.

Por tercera vez, me refugio en el Dharma

Por tercera vez, me refugio en la Sangha

Y, con un deseo sincero de que tu mente sea pacífica, limpia y atenta, llena de amor bondadoso y compasión, en beneficio de todos los seres, empiezas a meditar.

Al terminar la meditación, puedes si quieres añadir dos pasos más a tu rutina: la toma de los preceptos y compartir los méritos.

Toma de preceptos

La toma de preceptos consiste en hacerse el compromiso de abstenerse de cualquier acción dañina. Recita lo siguiente con la mente en calma y atención plena:

  1. Me comprometo a abstenerme de matar o dañar intencionalmente a cualquier ser vivo.
  2. Me comprometo a abstenerme de tomar lo que no me han dado.
  3. Me comprometo a abstenerme de cualquier actividad sexual que me dañe a mí o a los demás.
  4. Me comprometo a abstenerme de hablar sin principios (sin mentiras, calumnias, chismes, disputas, incitación, lenguaje grosero o charla banal).
  5. Me comprometo a abstenerme de ingerir intoxicantes (drogas o alcohol).
  6. Me comprometo a ser moderado con la comida.
  7. Me comprometo a ser moderado con el entretenimiento.
  8. Me comprometo a mantener una mente amorosa, compasiva y atenta hacia mí mismo y todos los demás seres.

Estos son los 8 preceptos budistas, que conforman la Sila o moral budista y se aplican tanto en los retiros de meditación como en la vida monástica.

Pero ten en cuenta que los preceptos 6, 7 y 8 han sido modificados para adecuarse a tu vida “normal”. Después de todo, ni eres monje ni estás en un retiro.

Si te interesan, los preceptos originales son:

Me comprometo a abstenerme de comer más allá del tiempo límite (es decir, desde el mediodía hasta el siguiente amanecer).

Me comprometo a abstenerme de bailar, cantar, música instrumental, espectáculos indebidos y vestir guirnaldas, usar perfumes y embellecer el cuerpo con cosméticos.

Me comprometo con el principio de práctica de abstenerme de camas y asientos elevados y lujosos (esto es un llamado a tratar a todos los demás seres como iguales, con
amor y compasión)
.

Los 8 preceptos – Bosque Theravada

La práctica constante de los preceptos (por lo menos los 5 primeros) te ayudará a progresar en el camino de la liberación, ya que purifica tu mente de hábitos negativos que te impiden llevar una vida armoniosa.

Además, son la clave para obtener verdaderos progresos en la práctica de la meditación.

Verificar los preceptos

Si meditas en la tarde o en la noche, puedes tomar los preceptos y luego verificar si los has cumplido en el día de hoy. Para ello, calma tu mente y evalúa si violaste alguno.

Pero no te critiques ni te sientas mal por ello. Al contrario, sé compasivo contigo mismo porque, a fin de cuentas, eres un ser imperfecto que sufre y se equivoca como todos los demás. Así que trátate con cariño y piensa, con una intención honesta, en una forma de no volver a incumplir los preceptos.

Compartir los méritos

Después de tomar los preceptos con atención plena y un genuino deseo, con la comprensión de que así estarás beneficiando a todos los seres, incluido tú, puedes compartir los méritos de la siguiente manera:

Que mi práctica me beneficie a mí y a todos los demás seres, directa o indirectamente.

Que todos los seres estén en paz, sean felices y vivan sin peligro.

¡Sadhu! ¡Sadhu! ¡Sadhu!

Como todo lo demás, debes hacerlo con atención plena y de forma genuina. Si lo haces mecánicamente, no hará ningún efecto en tu mente.

La práctica de la gratitud

Otra práctica que puedes incluir en tu rutina espiritual, es la práctica de la gratitud. Te recomiendo realizarla en la sesión de la tarde, después de tomar los preceptos y antes de compartir los méritos.

Con la espalda derecha, calma tu mente y recuerda el día de hoy. Trae a la mente tres cosas por las cuales te sientes agradecido.

No tiene que ser algo grande o importante. Basta una palabra, un abrazo, un pájaro que se posó en tu balcón, una buena noticia… cualquier cosa que te haga sentir agradecido de estar vivo.


Accesorios budistas para habitación y jardín


Siente el agradecimiento y la auténtica alegría que, a raíz de ello, surge en el fondo de tu corazón. Entonces dale gracias al Universo por todo lo bueno que te ha dado, siempre atención plena y honestidad.

Esta práctica es muy beneficiosa y te ayudará a predisponer tu mente hacia las cosas bellas y positivas de la vida, y puede generar un verdadero cambio en tu ser.

Si quieres, puedes practicar el agradecimiento todas las noches antes de dormir. Y si no puedes meditar en la tarde, solo en la mañana, puedes agradecer por las cosas buenas de ayer en vez de las de hoy.

Itinerario para un retiro en casa

Con la simple rutina que te di arriba, podrás comprobar grandes cambios en tu mente y, como consecuencia, en tu vida en general.

Recuerda que, a fin de cuentas, el cerebro es como una computadora que se puede reprogramar a través de la repetición, siempre y cuando practiques con atención plena y una intención honesta.

Para finalizar, me gustaría recomendarte un itinerario para tu retiro en casa:

  1. Meditación en la mañana (7:00 am)
    1. Toma de refugio
    2. Meditación (30 minutos)
    3. Toma de preceptos
    4. Compartir los méritos
  2. Meditación en la tarde (7:00 pm)
    1. Toma de refugios
    2. Meditación (30 minutos)
    3. La práctica de la gratitud
    4. Verificar los preceptos
    5. Compartir los méritos

Puedes seguirlo tal y como te lo indico, o hacerle las modificaciones que prefieras según tus necesidades y posibilidades.

Por ejemplo, meditar solo una vez al día el tiempo que te parezca apropiada y a una hora en que realmente puedas dedicarle tiempo. También reducir el tiempo de meditación o aumentarlo, según prefieras.

Incluso puedes prescindir de la “parafernalia” y solamente meditar. Pero no te recomiendo que lo hagas: progresarás más rápido si acudes a esta rutina que ha demostrado, durante siglos, ser muy efectiva como parte del progreso espiritual.

Además, la rutina completa solo te llevará una hora y veinte o treinta minutos al día. Y los beneficios harán que el tiempo invertido haya valido la pena.

Meditaciones online para tu retiro en casa

Algo cierto es que puede ser muy difícil hacerte con una disciplina en casa si no cuentas con la ayuda de los demás. Por eso, lo mejor es acudir a una meditación online dónde meditar con otros practicantes y la inapreciable guía de un maestro.

Esto no solo te ayudará a progresar más en tu camino espiritual, sino que te permitirá mantener una disciplina que puedas mantener con el tiempo.

A continuación, te ofrezco algunos sitios de meditación online que te pueden interesar:

También debes saber que, en estos tiempos de cuarentena, han surgido muchos retiros y clases de meditación online en plataformas como Telegram y Zoom.

Si quieres información actualizada, déjame un comentario y te responderé en cuanto pueda, o escribe a la página de Facebook de ¡Libérate ya!

Conclusiones

Emplear nuestra forzada permanencia en casa puede dar un giro de tuerca y convertirse en una catapulta hacia tu realización espiritual. Por eso, no pierdas la oportunidad de hacerlo.

No solo afrontarás mejor las dificultades propias de esta situación que estamos viviendo, sino que serás cada día una mejor persona en todos los sentidos. Quién sabe si, al terminar la crisis, salgas de casa convertido en alguien completamente nuevo.

Si te fue útil, comparte este artículo en tus redes sociales o déjame un comentario con cualquier duda, opinión o recomendación que tengas.

Que seas feliz, estés en paz y te liberes,

Nelson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *